lunes, 28 de abril de 2008

MIO



Este cuerpo vagamente quieto

se reclina sobre mis palabras.

En este intervalo de sentir

me abandono a mi misma.


En otra anamnesis

me olvido de mi.


En cada fragmento escrito

encuentro ese retrato antiguo

de palabras pavorosamente mias.


Esa orilla extraña de lo que quedo:

ese habito de soñarte.

De tu amor

de mi nostalgia

caminando a tu lejania.

No hay comentarios:

Poemas del alma.

Si estuvieras aquí,  esas galaxias no serían tan lejanas. Si cruzaras con tus manos mis auroras no conocería el invierno. ...